[Skip to Content]
Find care at Nemours Children's HealthDoctorsLocations

Preguntas frecuentes sobre la alimentación con leche de fórmula: Cómo empezar

Revisado por: Mary L. Gavin, MD
  • Listen
      mp3

Independientemente de que usted tenga pensado alimentar a su bebé con leche de fórmula desde el principio, quiera complementar la lactancia de su bebé con biberones suplementarios o vaya a hacer la transición de la lactancia materna al biberón, lo más probable es que tenga preguntas. 

Aquí encontrará las respuestas a algunas preguntas frecuentes sobre la alimentación de los bebés con leche de fórmula.

¿Qué necesito?

Empiece por lo básico:

  • fórmula
  • agua (el agua corriente es adecuada, pero use agua embotellada si le preocupa la seguridad del agua corriente)
  • biberones
  • tetinas

Tenga baberos o toallitas para los eructos y un cepillo para la tetina del biberón a mano. 

No necesita adquirir un esterilizador de biberones, pero esterilice los biberones y las tetinas hirviéndolas durante 5 minutos antes del primer uso. 

¿Qué tipo de biberón debo usar?

Hay biberones de tamaños y formas diferentes. Pueden estar fabricados con plástico, cristal, silicona o acero inoxidable. He aquí en qué se diferencian: 

Los biberones de plástico actuales no contienen "BPA", lo que significa que no contienen la sustancia química bifenol A (BPA). Esta sustancia química puede ser nociva y se encuentra en algunos plásticos, pero está prohibida en los biberones para bebés. Hace años, algunos biberones de plástico contenían BPA, pero ahora no hay ninguno que lo contenga.

Biberones de cristal. Los biberones de cristal pueden causar heridas si se rompen, pero las cubiertas de silicona que pueden llevar facilitan el agarre y ayudan a prevenir las roturas. 

Los biberones de silicona y de acero inoxidable son las opciones más nuevas. Son irrompibles pero tienden a ser más caros que los de plástico y los de cristal.

Hay algunos bebés a quienes les van mejor determinadas formas de biberón, como los biberones anticólicos (provistos de ventilación) o los biberones con cánula interior. Tal vez tenga que probar de varios tipos hasta encontrar el que le vaya mejor a su bebé.

Durante la primera semana, asegúrese de tener suficiente cantidad de fórmula, agua, biberones y tetinas. 

Con el paso del tiempo, es posible que quiera probar distintos tipos de biberones. Tal vez también quiera comprar otras provisiones, como un estante de secado de biberones o un cesto especial para el lavavajillas. 

¿Qué tipo de tetina debo usar?

Las tetinas pueden estar fabricadas con silicona (transparente) o látex (marrón), y pueden tener muchas formas diferentes. Entre las distintas posibilidades, se incluyen las tetinas convencionales, las ortodóncicas, las de base ancha y las de punta plana. Use el tipo de tetina que más parezca gustarle a su bebé. 

Las tetinas también suelen venir con distintos números, "etapas" o "flujos", que reflejan el tamaño del orificio, lo que afecta a la salida (lenta, media y rápida) de la leche de formula o materna. Los orificios aumentan de tamaño conforme va creciendo el bebé y este es capaz de tragar un mayor flujo de leche. El uso de un flujo demasiado rápido puede hacer que a los bebés más pequeños les entren arcadas, al salir más cantidad de leche que la que ellos pueden tragar cómodamente. Los flujos de salida más lentos pueden frustrar a algunos bebés y los pueden llevar a succionar con más fuerza y a tragar demasiado aire.

Empiece a alimentar a su recién nacido con la tetina de flujo más lento. A medida que vaya creciendo su bebé, usted podrá aumentar el flujo de salida de la leche. Hay algunos bebés que pueden usar el mismo tipo de tetina a lo largo de toda la lactancia, si se sienten cómodos haciéndolo. Si parece que su bebé se frustra o se pone irritable cuando usa una tetina, pruebe a cambiar de tetina (como una que disponga de un orificio mayor) para ver si las cosas van a mejor.

¿Con qué frecuencia se deben sustituir las tetinas?

Eso dependerá de lo bien que soporten el proceso de limpieza y el uso diario las tetinas que usen. Revíselas con regularidad en busca de signos de desgaste y deterioro y vaya susituyéndolas cada 2 meses o antes en el caso de que detecte que están deterioradas o rotas.

¿Qué tipo de leche de fórmula debo usar?

Hoy en día, existen muchos tipos distintos de leche de fórmula. Pregúntele a su médico cuál es la mejor para su bebé.

No trate de fabricar su propia leche de fórmula en casa. Las recetas que se encuentran en internet pueden parecer saludables y prometer ser completas desde el punto de vista nutricional, pero pueden contener una cantidad insuficiente (o excesiva) de nutrientes importantes, pudiendo causar graves problemas de salud a su bebé. 

Hay muchas marcas diferentes de leche de fórmula, y todas las que se fabrican en Estados Unidos (sean genéricas o específicas) deben cumplir unos estrictos criterios de nutrición y seguridad. 

Entre los tipos de leche de fórmula, se incluyen los siguientes:

  • fórmulas elaboradas con leche de vaca. La mayoría de leches de fórmula se elaboran con leche de vaca. Estos productos tienen hierro añadido, un mineral que necesitan los bebés. Use solo leches de fórmula enriquecidas con hierro, a menos que su médico le diga lo contrario. 
  • fórmulas elaboradas con soja. Estas fórmulas están pensadas para bebés que hayan nacido con una deficiencia congénita de lactasa o galactosemia. Estas fórmulas también las usan los padres que no quieren que sus hijos ingieran proteína animal. Use solo leches de fórmula de soja enriquecidas con hierro, a menos que su médico le diga lo contrario. (Muchos bebés que son alérgicos a la leche de vaca también son alérgicos a la proteína que contiene la soja, por lo que las fórmulas elaboradas con soja no suelen ayudar en las alergias a la proteína de la leche.) 
  • fórmulas hipoalergénicas para bebés que no toleran las fórmulas elaboradas con leche de vaca o soja, como los que son alérgicos a la leche o a las proteínas de la soja. Las fórmulas hipoalergénicas contienen proteínas que han sido descompuestas previamente, por lo que resultan más fáciles de digerir.
  • fórmulas especializadas. Están pensadas para los bebés prematuros.

¿Cómo se prepara la leche de fórmula?

La leche de fórmula puede venir de tres maneras diferentes:

  • en un polvo: que se tiene que mezclar con agua; esta es la modalidad más económica
  • concentrada: un líquido que se tiene que diluir en agua
  • lista para usar: un líquido que se introduce directamente en el biberón para alimentar al bebé. Esta es la modalidad más cara, pero es adecuada cuando se viaja o no se puede acceder a agua limpia. 

Siga atentamente las indicaciones de la etiqueta para preparar la fórmula. No añada más cantidad de agua que la indicada. 

Independientemente del tipo de leche de fórmula que use, revise la fecha de caducidad de la lata o paquete que la contenga, y no use nunca fórmula procedente de recipientes abiertos, rasgados o estropeados. No añada a la leche de fórmula más cantidad de agua que la necesaria, es peligroso, porque reduce la cantidad de nutrientes de cada biberón. 

La leche de fórmula puede ser cara. ¿Cómo puedo ahorrar dinero?

Compre en varios establecimientos diferentes para encontrar las mejores ofertas de la leche que usted escoja para su hijo: 

  • Aproveche los cupones y las muestras que le lleguen a casa durante los primeros meses de vida de su bebé. 
  • Junte vales y cupones e inscríbase en clubs y aplicaciones que le permitan ahorrar.
  • Inscríbase en clubs de compañías que fabrican leche de fórmula y en programas especiales (sea por correo ordinario o por internet) que ofrezcan descuentos, vales, cupones o muestras grauitas de leche de fórmula y otros productos. 
  • Compare los precios de la leche de fórmula que le da a su hijo en la venta minorista por internet. Algunas tiendas en línea tienen clubs especiales para "mamás" que permiten ahorrar dinero de forma regular en algunos productos.
  • Busque ofertas especiales en su tienda de alimentación habitual, en las tiendas minoristas para bebés y en establecimientos de venta al mayor o a granel. 

¿Y si necesito ayuda para pagar la leche de fórmula de mi bebé?

Si no se puede permitir el gasto que supone la leche de fórmula, hable con el médico de su hijo o llame al 211 para que la ayuden a encontrar recursos en su localidad. Es posible que usted y su familia cumplan los requisitos necesarios para beneficiarse de recursos a través del:

Revisado por: Mary L. Gavin, MD
Fecha de revisión: noviembre de 2021