[Skip to Content]
Find care at Nemours Children's HealthDoctorsLocations

Trastornos de la conducta alimentaria

Revisado por: Mary L. Gavin, MD
  • Listen
      mp3

¿Qué son los trastornos de la conducta alimentaria?

Los trastornos de la conducta alimentaria son problemas relacionados con la forma en que comen las personas. Pueden ser muy perjudiciales para la salud de la persona, sus emociones y sus relaciones personales. 

¿Cuáles son los distintos tipos de trastornos de la conducta alimentaria?

Existen varios tipos de trastornos de la conducta alimentaria, entre los que se encuentran los siguientes:

Anorexia

Las personas con anorexia:

  • comen muy poco a propósito. Esto lleva a que tengan un peso corporal muy bajo.
  • tienen mucho miedo a subir de peso
  • tienen una imagen corporal distorsionada. Tienen una visión irreal de su cuerpo.

Las personas con anorexia son muy estrictas sobre qué comer y en qué cantidad. Es probable que estén pensando en la comida o las calorías constantemente. Para perder peso, muchas personas con anorexia ayunan o hacen demasiado ejercicio físico. Otras pueden usar laxantes, diuréticos o enemas.

Bulimia

Las personas con bulimia:

  • comen demasiado y sienten que pierden el control y no pueden dejar de comer (atracones)
  • hacen cosas para compensar o corregir la conducta de comer en exceso. Es posible que se provoquen vómitos después de haber comido demasiado. Para impedir el aumento de peso quizás usen laxantes, diuréticos, pastillas para perder peso, ayunen o hagan mucho ejercicio físico.
  • se juzgan a sí mismas basándose solo en su aspecto corporal y en su peso

Es probable que las personas con bulimia suban y bajen de peso constantemente. Pero no todas las personas con bulimia tienen cambios de peso significativos.

Trastorno por atracón

Las personas con trastorno por atracón:

  • comen demasiado y sienten que pierden el control y no pueden dejar de comer. Esto se llama comer por atracón.
  • ingieren grandes cantidades de comida incluso cuando no tienen hambre
  • se pueden sentir mal o culpables después de haberse dado un atracón
  • a menudo suben de peso y pueden tener mucho sobrepeso

Muchas personas con trastorno por atracón comen más deprisa de lo normal. Es posible que coman a solas para que los demás no se enteren de cuánto comen. A diferencia de la gente con bulimia, las personas con trastorno por atracón no se autoprovocan vómitos, no usan laxantes ni hacen ejercicio físico para compensar sus atracones.

Trastorno de alimentación restrictivo o selectivo 

Las personas con trastorno de alimentación restrictivo o selectivo:

  • no tienen interés por la comida o evitan la comida
  • pierden peso o no aumentan de peso según lo que sería esperable
  • no temen aumentar de peso
  • no tienen una imagen corporal negativa o distorsionada de sí mismas

Con frecuencia, las personas con este trastorno no comen porque les disgusta el olor, el sabor, la textura o el color de la comida. Algunas de ellas tal vez se hayan atragantado con comida y tengan miedo de que esto vuelva a ocurrir. Muchos niños con trastorno de alimentación restrictivo o selectivo tienen bajo peso. Pero otros tienen un peso normal o sobrepeso, especialmente si comen únicamente comida chatarra.

¿Qué debo hacer si mi hijo tiene un trastorno de la conducta alimentaria?

Si cree que su hijo tiene un trastorno de la conducta alimentaria:

Pida ayuda cuanto antes. Cuando un trastorno de la conducta alimentaria se aborda en las etapas iniciales, la persona tiene muchas más probabilidades de recuperarse. Pida una cita con el médico de su hijo o un especialista en trastornos de la conducta alimentaria.

Hable con su hijo sobre lo que le preocupa. Mantenga la calma, sea directo y afectuoso con él. Hágale saber que usted está ahí para ayudarlo. Pídale que le explique cómo se siente.

Acuda a todas las visitas médicas y de atención. El tratamiento implica tiempo y esfuerzo. Trabaje con el equipo médico para obtener la ayuda que necesita su hijo. Hágale todas las preguntas que necesite hacer.

Tenga paciencia y sea comprensivo. Aprenda qué puede hacer para ayudar a su hijo. Trate de mantener una relación estrecha y positiva con él. Resérvese tiempo para escuchar a su hijo, hablar con él y hacer cosas que los dos disfruten.

Céntrese en un estilo de vida saludable. Anime a todos los integrantes de su familia a mantenerse activos todos los días y a comer una dieta variada.

También puede encontrar apoyo y más información en internet en:

Revisado por: Mary L. Gavin, MD
Fecha de revisión: noviembre de 2021