[Skip to Content]
Find care at Nemours Children's HealthDoctorsLocations

Meningocele

Revisado por: Amy W. Anzilotti, MD
  • Listen
      mp3

¿Qué es el meningocele?

El meningocele es uno de los tres tipos de espina bífida. (Los otros dos tipos son el mielomeningocele y la espina bífida oculta). La espina bífida ocurre cuando la columna vertebral de un bebé no se forma normalmente durante el embarazo. El bebé nace con un hueco en los huesos de la columna vertebral.

Un meningocele es un saco (pequeña bolsa o quiste) que sobresale a través del defecto (hueco) de la columna vertebral. Por lo general, está cubierto por una fina capa de piel. El saco está formado por:

  • meninges: las membranas que cubren el cerebro y la médula espinal
  • líquido cefalorraquídeo

La médula espinal está en su lugar habitual dentro del canal medular. Es posible ver un meningocele en la cabeza, el cuello o la espalda del bebé.

El problema se resuelve con una cirugía y la mayoría de los bebés con meningocele llevan una vida sana y normal.

Saco con meninges y líquido cefalorraquídeo que sobresale por una abertura de la columna. Médula espinal en el canal medular.

¿Cuáles son los signos y síntomas de un meningocele?

La mayoría de los bebés con meningocele no tienen ningún síntoma. Aunque no sucede muy a menudo, los nervios alrededor de la columna a veces se dañan. Esto puede provocar problemas con el movimiento y el control de cuándo sale la orina y las heces y otros problemas médicos.

¿Qué otros tipos de espina bífida existen?

Otros tipos de espina bífida son los siguientes:

  • Espina bífida oculta: en este tipo de espina bífida hay un hueco en los huesos de la columna vertebral, pero nada lo atraviesa. Las meninges, el líquido cefalorraquídeo y la médula espinal se encuentran en su posición normal dentro del canal espinal. No hay una abertura en la espalda del bebé.
  • Mielomeningocele: sucede cuando un saco (pequeña bolsa o quiste) que contiene las meninges, el líquido cefalorraquídeo y parte de la médula espinal sobresale a través de un defecto (hueco) de la columna vertebral y la piel. Es posible verlo en la espalda del bebé.

¿Qué causa un meningocele?

Todos los tipos de espina bífida ocurren en el primer mes de embarazo. Al comienzo de la gestación (antes del nacimiento), la médula espinal del feto es plana. Luego se cierra en un tubo llamado tubo neural. Si el tubo neural no se cierra por completo, el bebé nace con espina bífida. En el meningocele, un saco que contiene las meninges y el líquido cefalorraquídeo sobresale a través del espacio que hay en la columna.

No está claro por qué algunos bebés tienen meningocele. La afección puede ocurrir si la madre no obtiene suficiente ácido fólico al principio del embarazo, o bien:

  • tomó algún tipo de medicamento anticonvulsivo durante el embarazo
  • ya ha tenido antes un bebé con espina bífida
  • tiene diabetes

¿Cómo se diagnostica el meningocele?

Un análisis de sangre llamado alfafetoproteína, que se hace durante el embarazo, puede indicar si un bebé está en riesgo de tener un meningocele. Una ecografía prenatal o una resonancia magnética fetal (RM) puede mostrar si el bebé lo ha desarrollado.

El meningocele que no se diagnostica durante el embarazo se detecta cuando nace el bebé.

¿Cómo se trata el meningocele?

Un bebé que nace con un meningocele tendrá que someterse a una cirugía. El cirujano vuelve a poner el meningocele en su lugar (en la columna). Por lo general, no necesitará hacer más pruebas.

¿Cómo pueden ayudar los padres?

La mayoría de los bebés con meningocele se recuperan sin problemas. Es posible que necesiten visitas de seguimiento periódicas con especialistas médicos para asegurarse de que se están desarrollando normalmente.

Si su bebé tiene un meningocele, hable con alguien del equipo de atención si necesita apoyo. También puede encontrar más información en internet:

Revisado por: Amy W. Anzilotti, MD
Fecha de revisión: enero de 2022