[Skip to Content]
Find care at Nemours Children's HealthDoctorsLocations

¿Qué pueden hacer los padres sobre los metales pesados que contiene la comida de sus bebés?

Revisado por: Mary L. Gavin, MD
  • Listen
      mp3

He oído que la comida para bebés puede contener metales pesados. ¿Cómo puedo garantizar la seguridad de mi bebé?
- Keeley

Los metales pesados se encuentran en la tierra, el agua y el aire que respiramos. Las plantas incorporan estos metales mientras crecen y estas sustancias pueden acabar en los alimentos que comemos. Nuestros cuerpos necesitan algunos metales pesados (como el hierro y el zinc) para funcionar bien, pero hay otros metales pesados (como el arsénico y el plomo) que son nocivos (malos) para la salud. Algunos cultivos, como los del arroz, absorben una mayor cantidad de estas sustancias que otros. Los metales pesados se pueden ir acumulando en el cuerpo con el paso del tiempo, pudiendo causar problemas en el aprendizaje, el comportamiento y la atención.

Cuando fabrican alimentos para bebés, las compañías añaden vitaminas y minerales, junto con aditivos alimentarios, que pueden contener metales pesados. Hay algunos tipos de alimentos infantiles que tienen una mayor concentración de metales pesados, como los siguientes: 

  • las papillas de cereales y arroz
  • los tentempiés de arroz inflado para bebés 
  • las galletas para la dentición y los aros de avena
  • el jugo de fruta 
  • las zanahorias y los boniatos

Hasta la comida orgánica o ecológica para bebés puede contener metales pesados.

La cantidad de metales pesados que contienen los alimentos infantiles es baja, pero usted puede tomar medidas para reducirla todavía más. He aquí algunas formas de conseguirlo:

  • Ofrézcale a su hijo una amplia variedad de alimentos nutritivos y sanos. Seguir una dieta equilibrada puede reducir la exposición global de su bebé a los metales pesados.
  • No alimente a su bebé solo con papilla de cereales y arroz. Dele a su bebé papillas de otros cereales, como la avena, la cebada, la quinoa y de cereales variados.
  • Siga dándole zanahorias y boniatos. Estas hortalizas contienen nutrientes importantes, pero sírvaselas a su hijo junto con otras verduras y frutas. 
  • No dé jugo de frutas a su bebé. El jugo de frutas no es recomendable para niños menores de un año porque puede causar caries y ganancia de peso. La leche de fórmula o la leche materna para los bebés, y el agua y la leche para los niños mayores son las mejore bebidas que le puede ofrecer a su hijo. En vez de darle jugo, dele fruta a su bebé porque contiene más fibra y más nutrientes. 
  • Prepare y cocine usted los alimentos de su bebé.  Puede evitar los aditivos y los alimentos para bebés ricos en metales pesados preparando la comida de su bebé en su casa. Sirva a su bebé los mismos alimentos que coma el resto de su familia, pero prepáreselos de una manera en que él los pueda comer. Los bebés que estén empezando a alimentarse con sólidos deberán tomar purés y papillas.
  • Escoja el arroz basmati y el arroz que se usa para hacer sushi cuando prepare platos que contengan arroz. Estos dos tipos de arroz contienen menos arsénico que otros tipos de arroz. Enjuague bien el arroz antes de cocinarlo. Cocine el arroz con abundante cantidad de agua, y luego extraiga el agua que sobre. Así reducirá su contenido en arsénico.
  • Limite los tentempiés procesados para bebés, como el arroz inflado o los aros de avena. En vez de darle a su bebé tentempiés procesados, dele alimentos tamizados, aplastados o en puré o compota que sean ricos en nutrientes, como la fruta, la verdura, los huevos, el queso o el yogur. Esto también ayudará a su bebé a ingerir menos sal, harina refinada y azúcar añadidos. Si le da a su bebé tentempiés procesados, escoja los que no contengan arroz o las opciones que contengan varios cereales.
  • No le dé a su bebé galletas para la dentición.  En lugar de ello, dele a su bebé un mordedor frío (no helado) o una toalla o paño húmedo para que lo muerda.
  • Analice el agua. El agua corriente puede contener plomo procedente de las tuberías de plomo. El agua de pozo puede contener plomo, así como otros metales pesados.
Revisado por: Mary L. Gavin, MD
Fecha de revisión: marzo de 2021