[Skip to Content]
Find care at Nemours Children's HealthDoctorsLocations

Educar a un preescolar para que esté en buena forma

Revisado por: Mary L. Gavin, MD
  • Listen
      mp3

Los niños de preescolar tienen mucha energía, que utilizan de una manera más organizada que cuando solo tenían uno o dos años de edad. En lugar de limitarse a corretear por el patio, un preescolar dispone de las habilidades físicas y de la coordinación necesarias para montar en triciclo o para perseguir una mariposa. 

Los preescolares también están descubriendo qué significa jugar con un amigo en vez de hacerlo solo junto a otro niño, como hacían cuando tenían uno o dos años. Relacionarse con otros niños ayuda a los niños de preescolar a desarrollan importantes habilidades sociales, como ser capaz de compartir o de seguir turnos. A pesar de los conflictos ocasionales, los niños de preescolar aprenden a cooperar y a relacionarse durante el juego. 

Ayudar a los niños a desarrollar nuevas habilidades

Los niños de preescolar van desarrollando importantes habilidades motoras a medida que van creciendo. Entre las nuevas habilidades que su hijo puede presentar, se incluyen saltar en su lugar, saltar hacia delante, atrapar pelotas en el aire, dar volteretas, saltar a la comba o mantenerse en equilibrio sobre un pie. Ayude a su hijo a practicar estas habilidades jugando y haciendo ejercicio con él. 

Cuando vaya de paseo con su hijo, es posible que el pequeño se queje de lo cansado que está, pero lo más probable es que sus quejas solo se deban a que se aburre. Caminar a buen ritmo puede carecer de interés para un preescolar, de modo que pruebe los siguientes consejos para animar los paseos familiares: 

  • Convierta el paseo en una búsqueda del tesoro, proponiendo a su hijo cosas a encontrar, como una puerta roja, un gato, una bandera o algo que sea cuadrado. 
  • Canten canciones o reciten poemas o rimas durante el paseo. 
  • Combine el paseo con saltos, breves carreras, saltos o caminar hacia atrás. 
  • Convierta el paseo familiar en una experiencia matemática, enfatizando el uso de los números y el contar objetos: ¿Cuántas ventanas hay en la puerta del garaje? ¿Qué número hay escrito sobre la puerta de esa casa?

¿Qué cantidad de actividad se considera suficiente?

Las recomendaciones sobre la actividad física para niños de preescolar son las siguientes:

  • estar activo durante todo el día 
  • moverse e implicarse tanto en el jugo activo y libre como en actividades físicas estructuradas (guiadas por un adulto) 
  • practicar actividades como saltar o dar volteretas para fortalecer los huesos 

Los niños de preescolar deben hacer una amplia variedad de actividades divertidas y desafiantes que los ayuden a ganar habilidades y coordinación, siempre que no estén por encima de sus posibilidades. Deberían estar activos unas 3 horas al día, incluyendo las actividades ligeras, las moderadas y las más intensas. 

Los niños de preescolar no se deben exponer a pantallas (ver la televisión, usar la computadora, el teléfono o la tableta ) durante más de una hora al día. 

¿Cómo puedo conseguir que mi hijo de preescolar se mantenga activo?

Los niños de preescolar deben practicar una mezcla de actividades físicas, desde jugar al escondite en su centro de preescolar a moverse sin parar en una clase de baile. 

Jueguen juntos en el patio trasero de su casa, si disponen de él, o hagan excursiones al parque, donde su hijo podrá correr, saltar y trepar. 

A muchos niños les encanta estar al aire libre, pero también se pueden organizar cosas divertidas dentro de casa: una carrera de obstáculos adecuada para su edad, una búsqueda del tesoro, un fuerte construido con sábanas, cajas y sillas. Designe un área de juegos y libere bien el espacio para que no haya objetos frágiles o delicados. 

Aquí tiene algunas ideas más para el juego activo en interiores: 

  • Jueguen a pasarse una pelota pequeña. 
  • Usen aviones de papel para practicar la conducta de tirarlos y atraparlos al vuelo. 
  • Mantengan el equilibrio llevando un saquito de arroz encima de la cabeza mientras se desplazan; haga de este juego un reto más atractivo construyendo un sencillo circuito de slalom. 
  • Jueguen a quedarse congelados mientras bailan. 
  • Jueguen a la carretilla, sosteniendo las piernas de su hijo mientras él se desplaza hacia delante apoyándose en las manos. 

¿Y qué ocurre con los deportes organizados? 

Muchos padres tienen muchísimas ganas de inscribir a sus hijos de preescolar en deportes organizados. Aunque hay algunas ligas abiertas para niños de solo 4 años de edad, la mayoría de los niños de preescolar no entienden las reglas complejas y a menudo carecen de la atención, las habilidades y la coordinación necesarias para practicar este tipo de deportes. 

Si decide inscribir a su hijo en un equipo deportivo, como uno de béisbol o de fútbol, asegúrese de que el entrenador ponga énfasis en ayudar a los niños a adquirir habilidades físicas básicas, como patear una pelota, y habilidades sociales fundamentales, como seguir reglas y respetar los turnos. Para enseñar a un preescolar a jugar a béisbol, empiece enseñándole cómo lanzar la pelota, atraparla al vuelo y golpearla con el bate. No se preocupe si su hijo no llega a la primera base, basta con que corra en la dirección adecuada. 

Si su hijo todavía no está preparado para participar en un equipo o no le interesan los deportes, considere la posibilidad de seguir trabajando las habilidades motoras fundamentales, como saltar, dar volteretas y montar en triciclo o en bicicleta

Los niños de preescolar observan a sus padres y están pendientes de cómo pasan el tiempo. O sea que dé un buen ejemplo a su hijo haciendo ejercicio con regularidad y manteniéndose activo. Los niños que ven la actividad física como algo que hacen sus padres de forma natural también quieren hacer ejercicio físico.

Revisado por: Mary L. Gavin, MD
Fecha de revisión: octubre de 2020