[Skip to Content]
Find care at Nemours Children's HealthDoctorsLocations

Cinco maneras de prepararse para una emergencia alérgica

Revisado por: Larissa Hirsch, MD
  • Listen
      mp3

Actuar con rapidez es de gran ayuda si su hijo tiene una reacción alérgica grave. Merece la pena ir revisando de tanto en tanto las instrucciones que les facilitó el médico de su hijo y repasar, uno tras otro, los  pasos a seguir en caso de emergencia. 

He aquí una lista de comprobación para cualquier padre de un hijo con una alergia grave:

  1. Si el médico ha recetado a su hijo inyectores de adrenalina (epinefrina) para las emergencias, asegúrese de que su hijo (o el adulto que esté a cargo de él) lleve siempre dos encima; en la escuela, en las fiestas de cumpleaños o cuando esté de vacaciones; en cualquier sitio. Su hijo debe llevar siempre dos inyectores encima por si hubiera uno que no funcionara o por si necesitara una segunda dosis. Colabore con el centro escolar de su hijo para decidir dónde se guardarán los inyectores y cómo podrá acceder a ellos su hijo con rapidez si los necesitara. No deje los inyectores dentro de un coche ni en ningún otro sitio donde se podrían calentar demasiado; la temperatura puede repercutir negativamente en la eficacia de la adrenalina.
  2. Conozca los signos de una reacción alérgica grave, como: problemas para respirar, erupción, hinchazón, vómitos, dolor de vientre, diarrea, resuello, respiración sibilante, y esté preparado para actuar deprisa. También necesitará usar la adrenalina si su hijo presentara dos o más síntomas leves, como ronchas sumadas a vómitos o tos sumada a dolor de vientre. Siga las instrucciones que le haya dado el médico de su hijo. Y enseñe a su hijo y a quienes cuidan de él a hacer lo mismo.
  3. Practique a menudo el uso del inyector. ¿Hay que extraer algún capuchón? ¿Qué extremo debe entrar en contacto con la piel? ¿En qué parte de cuerpo se debe poner la inyección? ¿Cómo se debe sostener el inyector? Pida al médico de su hijo que les haga una demostración en su consulta. Visite el sitio web del fabricante para obtener instrucciones más detalladas. Hay fabricantes que también suministran inyectores de práctica vacíos (que no contienen adrenalina) para que se puedan practicar todos los pasos a seguir con seguridad. A medida que su hijo se vaya haciendo, asegúrese de que él también practica el uso del inyector. 
  4. Si su hijo presenta una reacción alérgica grave, póngale el inyector de inmediato. Haga que alguien llame al 911 mientras usted le pone la adrenalina. Si está a solas con su hijo, llame al teléfono de emergencias después de ponerle la inyección para que lleven a su hijo a un servicio de urgencias médicas. Su hijo podría tener una segunda oleada de síntomas. Lleve el inyector de adrenalina que haya usado cuando vayan al hospital. Recuerde que los antihistamínicos no sirven para tratar los síntomas de riesgo vital de la alergia y que no son unos buenos sustitutos de la adrenalina. 
  5. Conserve los inyectores de adrenalina siguiendo las instrucciones del fabricante. Fíjese en su fecha de caducidad y adquiera nuevos inyectores cuando los que tengan estén a punto de caducar.
Revisado por: Larissa Hirsch, MD
Fecha de revisión: enero de 2021