[Skip to Content]
Find care at Nemours Children's HealthDoctorsLocations

Aspectos básicos sobre las mochilas

Revisado por: Larissa Hirsch, MD
  • Listen
      mp3

¿Cómo pueden causar problemas las mochilas? 

Una mochila usada de forma incorrecta puede causar problemas en la espalda e, incluso, lesiones. He aquí cómo usarla:

  • Al cargar incorrectamente un peso importante sobre los hombros, la fuerza del peso puede tirarte hacia atrás. Para compensar, la gente que lleva mochilas pesadas a veces se inclina hacia adelante. Debido a este peso excesivo y a esta postura tan poco natural, pueden acabar desarrollando dolor de hombros, cuello y espalda. 
  • Si llevas la mochila sobre un solo hombro, o si llevas los libros en un bolso o maletín en bandolera, te puedes acabar inclinando hacia un lado para contrarrestar el peso adicional de lo que estás cargando. Podrías desarrollar dolor en la parte baja y alta de la espalda, y hacerte distensiones en los hombros y el cuello. 
  • Las correas demasiado estrechas y apretadas que se hunden en los hombros pueden causar hormigueo, así como adormecimiento y debilidad en los brazos y las manos. 
  • Llevar una mochila pesada puede aumentar el riesgo de caídas, en especial en escaleras u otros lugares donde la mochila puede hacer que el usuario pierda el equilibrio. 
  • Las personas que llevan mochilas muy grandes o pesadas no se suelen dar cuenta de cuánto espacio ocupan y pueden golpear a otros con sus mochilas al girar o moverse en espacios estrechos, como el pasillo del autobús escolar. También se pueden hacer daño cuando tropiezan con mochilas grandes o cuando estas se les caen encima. 

¿Cómo puedo saber si mi mochila es un problema?

Tal vez necesites cargar menos tu mochila o llevarla de una manera diferente si: 

  • Te cuesta mucho quitarte la mochila. 
  • Te tienes que inclinar hacia delante al llevar la mochila. 
  • Te duele la espalda. 

Si reduces la carga de tu mochila o la manera en que la llevas pero te sigue doliendo la espalda o se te duermen o tienes cosquilleos en brazos o piernas (¿manos?), llama a tu médico. 

¿Cómo debería escoger una mochila?

A continuación, te daremos algunos conejos para que tu mochila vaya a tu favor, en vez de en tu contra: 

  • Las mochilas son mejores opciones que las bandoleras y las carteras que se llevan colgadas de un hombro para trasportar libros y otros materiales escolares. Esto se debe a que el peso que cargan las mochilas se reparte uniformemente por todo el cuerpo. Los músculos más fuertes del cuerpo, los de la espalda y los del abdomen, son los que cargan el peso de la mochila. 
  • Ten en cuenta su estructura. Busca una mochila provista de dos tiras o correas acochadas que vayan sobre los hombros. Cuanto más anchas sean las tiras, mucho mejor. Busca una mochila provista de cinturón abdominal, que ayuda a distribuir el peso más uniformemente por todo el cuerpo. Las mochilas con múltiples compartimientos también pueden ayudar a distribuir mejor el peso. Y la elección de una mochila que sea ligera también ayuda controlar el peso. 

¿Cómo se debe usar una mochila?

Sigue estos consejos para evitar el dolor de espalda y otros problemas. 

Reduce la carga:

  • Por muy bien diseñada que esté una mochila, llevar menos peso siempre es lo mejor. Usa una balanza de baño para comprobar que el peso de tu mochila no supera el 10 al 20% de tu peso corporal [por ejemplo, si pesas 120 libras (54 kg), no deberías llevar mochilas de más de 12 a 24 libras (de 5,4 a 10,8 kg)]. 
  • Usa el casillero de tu centro de estudios para no tener que cargar en tu mochila todos los libros para las clases de toda la jornada escolar. 
  • Cuando te prepares la mochila, coloca los objetos más pesados para que te queden más cerca de la espalda: 
  • No metas toda la carga dentro del compartimento principal. Usa los bolsillos laterales para repartir el peso. 
  • Si la mochila te pesa mucho pero necesitas llevar muchos libros, saca algunos de ellos de la mochila y llévalos en las manos. 

Ponte la mochila correctamente

  • Usa las dos tiras de los hombros. Las bolsas que se cargan solo sobre un hombro o que cruzan el pecho en bandolera y que solo disponen de una tira pueden dañar los músculos. 
  • Apriétate bien las correas para que la mochila te quede bien ajustada al cuerpo. Apoya la mochila en el centro de la espalda sin que se te resbale hacia  las nalgas. 
  • Cargar la mochila correctamente te puede ayudar a evitar que te lesiones la espalda. Al igual que cuando cargas cualquier objeto pesado, flexiona las rodillas cuando levantes la mochila para ponértela sobre ambos hombros. 

Fortalece tu tronco: 

  • Una excelente forma de prevenir las lesiones de espalda consiste en fortalecer los músculos del torso, que incluyen los músculos abdominales y de la parte baja de la espalda. El levantamiento de pesas, el pilates y el yoga son eficaces para fortalecer los músculos del tronco.
Revisado por: Larissa Hirsch, MD
Fecha de revisión: mayo de 2020