[Skip to Content]
Find care at Nemours Children's HealthDoctorsLocations

Pies hacia adentro

Revisado por: Kathryn A. Ritacco, PA-C
  • Listen
      mp3

¿Qué son los pies hacia adentro? 

Tener los pies hacia adentro al caminar ocurre muy a menudo en los niños que están aprendiendo a andar. La mayoría de los niños aprenden a correr, a saltar y a jugar igual que los demás niños. 

¿Cuáles son los signos de los pies hacia adentro? 

Los niños pueden andar o correr con uno o ambos pies girados hacia adentro. Los padres pueden percibir que sus hijos andan o corren de una manera extraña o que no apoyan las suelas de los zapatos de una manera uniforme. Tener los pies hacia adentro no suele doler, pero puede hacer que un niño tropiece y se caiga a veces. 

¿Cuál es la causa del pies hacia adentro?

La mayoría de los niños que tienen los pies hacia adentro los tienen porque:

  • Un leve giro en el hueso de la pierna inferior (tibia) hace que los pies se orienten hacia adentro.
  • Un leve giro en el hueso del muslo (fémur) hace que los pies se orienten hacia adentro.
  • Por lo tanto, los dedos de los pies apuntan hacia adentro.

Cuando el feto está creciendo dentro del vientre materno, algunos de sus huesos tienen que rotar o girar ligeramente para caber en el espacio reducido del útero. Estos huesos dejan de estar girados durante los primeros años de la vida del niño. Pero a algunos niños, les cuesta más tiempo que esto ocurra. 

¿Cómo se diagnostican los pies hacia adentro?

Durante las revisiones médicas que se hacen periódicamente, los médicos preguntan cómo están creciendo y cómo se están desarrollando los niños. Evaluarán los huesos y la fuerza que el niño tenga en las piernas y en los pies y observarán cómo anda. Es posible que pidan radiografías para evaluar los huesos de la pierna en caso de detectar algún problema. 

¿Cómo se tratan los pies hacia adentro?

La mayoría de los niños mejoran sin recibir ningún tipo de tratamiento. A medida que van creciendo, sus huesos van rotando lentamente y se enderezan. 

Antes, se usaban zapatos especiales y aparatos ortopédicos para tratar los pies hacia adentro. Pero los médicos comprobaron que estos procedimientos no conseguían que la afección desapareciera más deprisa. Por eso, esos procedimientos casi no se usan ahora. 

En contadas ocasiones, un niño mayor puede requerir cirugía si sus pies no mejoran y comienza a tener problemas tropezando.

¿Cuándo debería llamar al médico?

Si su hijo tiene los pies hacia adentro, llame al médico si:

  • Cojea o le duele una cadera o una pierna.
  • Un pie se le orienta hacia adentro más que otro. 
  • La rotación de los pies empeora.

¿Qué más debería saber?

Los pies hacia adentro mejoran con el tiempo, pero se trata de un proceso gradual y difícil de percibir. Puede ayudar que los padres graben en vídeo a su hijo mientras anda una o dos veces al año. Esto hace más fácil ver cómo el niño va progresando con el paso del tiempo.

Fecha de revisión: abril de 2020