[Skip to Content]
Find care at Nemours Children's HealthDoctorsLocations

Alimentar a su hijo de 4 a 7 meses de edad

Revisado por: Larissa Hirsch, MD
  • Listen
      mp3

La mayoría de los bebés de esta edad ya prueban alimentos sólidos. Los expertos recomiendan empezar lentamente a introducir los alimentos sólidos cuando el bebé tiene en torno a los seis meses de edad, en función de lo preparado que esté el bebé y de sus necesidades nutricionales.

Asegúrese de hablar con el médico de su hijo antes de empezar a darle cualquier alimento sólido a su bebé.

¿Está preparado mi bebé para comer alimentos sólidos?

¿Cómo puede saber si su bebé está listo para ingerir alimentos sólidos? He aquí algunas pistas:

  • ¿Su bebé todavía tiene el reflejo natural de sacar la lengua para expulsar alimentos de la boca o, por lo menos, ha disminuido? Este reflejo, que evita que los bebés se ahoguen, también hace que empujen la comida fuera de la boca.
  • ¿Puede su bebé mantener erguida la cabeza? Para comer alimentos sólidos, los bebés necesitan tener un buen control de la cabeza y del cuello y deben ser capaces de sentarse erguidos.
  • ¿Le interesan los alimentos a su bebé? Un bebé de 6 meses que mira y agarra su comida a la hora de la cena está claramente listo para probar nuevos alimentos.

Si el médico de su hijo le da el visto bueno para que le empiece a dar alimentos sólidos pero su bebé parece frustrarse o no le interesan los sólidos que usted comienza a darle, pruebe a esperar unos días o semanas antes de volverlo a intentar. En este momento, los alimentos sólidos son solo un suplemento; la leche materna y la fórmula aún satisfarán las necesidades nutricionales básicas de su bebé.

¿Cómo debo empezar a darle alimentos sólidos a mi bebé?

Cuando su bebé esté listo y su médico le haya dicho que puede probar a darle alimentos sólidos, escoja un momento del día en que su hijo no esté cansado ni inquieto. Le interesa que su bebé tenga un poco de hambre, pero no que esté alterado por lo hambriento que está. Por lo tanto, amamante a su bebé por un rato o dele parte del biberón habitual.

Haga que su bebé se siente en su regazo o en un asiento infantil que lo mantenga en posición vertical. Los bebés que ya se pueden sentar, algo que ocurre alrededor de los 6 meses, pueden sentarse en una silla elevada que tenga una correa de seguridad.

El primer alimento sólido que toma la mayoría de los bebés es una pequeña cantidad de papilla de un solo cereal enriquecida con hierro y elaborada con leche materna o de fórmula. Coloque la cucharita cerca de los labios de su bebé y deje que el bebé huela y pruebe la papilla. No le extrañe si rechaza la primera cucharadita. Espere un minuto y pruébelo otra vez. La mayor parte de la comida que ofrezca a su bebé en esta etapa acabará en la mejilla, la barbilla, el babero o la bandeja de la silla. De nuevo, solo se trata de una introducción.

No agregue cereal al biberón de su bebé a menos que su médico se lo indique, ya que esto puede provocar un sobrepeso del bebé. Además, esto no los ayuda a aprender a comer alimentos sólidos.

Cuando su pequeño se acostumbre a tomar papilla de cereales con cucharita, puede ser el momento de probar la papilla o puré de verdura, fruta o carne que conste de un solo ingrediente. El orden en que se introducen estos alimentos no importa, pero proceda con lentitud. Pruebe un alimento cada vez y espere varios días antes de probar con un alimento nuevo. Esto le permitirá identificar aquellos alimentos a los que su bebé podría ser alérgico.

Es posible que su bebé tarde un poco en "aprender" a comer sólidos. Durante estos meses, siga alimentando a su bebé con las tomas habituales de leche materna o fórmula. Así que no se preocupe si su bebé rechaza algunos alimentos al principio o no parece interesado. Tal vez necesita más tiempo.

¿Qué alimentos debo evitar? 

Los niños tienen un mayor riesgo de desarrollar alergias a los alimentos si algún familiar cercano tiene alergias, alergias a los alimentos o afecciones relacionadas con las alergias, como eccema o asma. Hable con su médico sobre los antecedentes familiares de alergias alimentarias.

En algunos niños, el riego de tener alergias al maní  (cacahuate) puede estar relacionado con el momento en que comienzan a comer productos de maní. Hable con el médico de su hijo sobre cómo y cuándo introducir estos alimentos en la dieta de su bebé.

Entre los posibles signos de alergia alimentaria o de reacciones alérgicas, se incluyen los siguientes:

  • erupción en la piel
  • hinchazón abdominal o aumento de gases y ventosidades
  • diarrea
  • vómitos

 Si su hijo tiene cualquier tipo de reacción a un alimento en concreto, no se lo vuelva a ofrecer otra vez hasta que haya hablado con su médico.

Además, no dé miel a su bebé hasta después de su primer cumpleaños. Puede contener esporas que, si bien son inofensivas para los adultos, podrían causar botulismo en los bebés. Y no le dé leche de vaca regular hasta que su bebé tenga más de 12 meses. La leche de vaca no cuenta con todos los nutrientes que necesitan los bebés.

Consejos para alimentar a su bebé con sólidos 

Con el ritmo frenético de la vida familiar de hoy en día, la mayoría de los padres optan, al principio, por alimentos infantiles de fabricación industrial. Vienen en recipientes pequeños y fáciles de usar, y los fabricantes deben cumplir unas normas de seguridad y de nutrición muy estrictas. Evite las marcas con rellenos y azúcares añadidos.

Si piensa preparar sus propios alimentos para bebés en casa, haciéndolos puré con un procesador de alimentos o una licuadora, aquí hay algunas cosas que debe tener en cuenta:

  • Siga las normas de seguridad alimentaria, incluyendo lavarse las manos a fondo y con frecuencia. 
  • Para conservar los nutrientes de los alimentos de su bebé, use métodos de cocción que retengan la mayoría de las vitaminas y de los minerales. Pruebe a hacer al vapor o al horno las frutas y las verduras, en vez de hervirlas, un método en que se pierden muchos nutrientes.
  • Ponga en el freezer las porciones que no vaya a utilizar inmediatamente en vez de ponerlas en conserva.
  • No sirva remolachas, espinacas, ejotes, calabacines o zanahorias preparados en casa a bebés menores de 4 meses. Estos pueden contener niveles altos de nitratos, que pueden causar anemia en los bebés. En su lugar, compre estas verduras en frascos.

Independientemente de que compre las papillas del bebé o se las prepare en casa, la textura y la consistencia son importantes. Al principio, los bebés deben tomar purés finamente tamizados y de un solo ingrediente. (Solo compota de manzana, por ejemplo, en vez de pera y manzana mezcladas.)

Después de que su bebé se acostumbre a comer alimentos sólidos de un solo ingrediente, está bien que le ofrezca purés donde se mezclen dos alimentos. Cuando los bebés tienen alrededor de 9 meses, las texturas más gruesas están bien, ya que comienzan a adoptar una dieta que incluya más alimentos de mesa.

Si utiliza papillas que se venden en frascos, coloque el alimento en un bol antes de dárselo al bebé. No alimente al bebé directamente desde el frasco; las bacterias procedentes de su boca podrían contaminar el alimento que quedara en el frasco. Si guarda en la nevera frascos abiertos de papillas infantiles, es mejor que se deshaga de cualquier resto al cabo de uno o dos días.

Alrededor de los 6 meses, es una buena edad para introducir la taza. Compre una con asas grandes y una tapa con pico, y enséñele a su bebé a sostenerlo y beber de él. Tal vez necesite probar con varias tazas distintas hasta encontrar la que le vaya bien a su bebé. Pruebe con agua al principio para evitar ensuciar.

Puede darle jugo a su bebé de 6 meses, pero sírvale solo jugo de fruta 100% natural. No le de jugos o mezclas de bebidas en polvo. No le dé jugo en un biberón y recuerde limitar la cantidad de jugo que bebe su bebé a menos de 4 onzas totales (120 ml) al día. El jugo le da calorías pero no le proporciona la nutrición que le brinda la leche materna o la fórmula. Beber demasiado jugo puede hacer que el bebé aumente mucho de peso y le cause diarrea.

Durante los próximos meses, introduzca una variedad de alimentos, incluidos cereales fortificados con hierro, frutas, verduras y carnes en puré. Si a su bebé no parece gustarle un alimento, vuelva a intentarlo en las comidas posteriores. A su hijo puede costarle unos pocos intentos aceptar un alimento nuevo.

Revisado por: Larissa Hirsch, MD
Fecha de revisión: enero de 2017